En los lagos de montaña los peces están muy activos y siempre en movimiento, por lo que los puestos no están nada definidos, considerando viento y entradas de agua como factores importantes.

* Buscad las entradas de agua y eventualmente las salidas ( aliviaderos ).
* Buscad los taludes sumergidos ( cambios bruscos de profundidad ).
* Buscad los puntos elevados del fondo o las plataformas rocosas sumergidas.
* Buscad las riberas barridas por un viento de través o por un viento de cara, elegir preferentemente un puesto donde el viento arrastre comida en superficie (insectos) y entre dos aguas (larvas, gobios y alevines empujados por las olas)

La pesca puede ser muy caprichosa y los mejores momentos son, a menudo, muy temprano por la mañana y tarde antes de la noche cerrada.

Las truchas fario tienden a moverse sin cesar y a ocupar toda la capa de agua, sobre todo en superficie por la mañana y al anochecer, ganando el fondo progresivamente durante el día.

El sol y en general la luminosidad son también importantes, un tiempo cubierto es a menudo preferible. A pleno sol y ausencia de viento la pesca será muy difícil!!!

A los Cristivomers no les gusta demasiado el sol y están siempre próximos a las zonas profundas.

La altitud es también otro factor importante, las fechas de deshielo pueden ser muy tardías e influyen sobre la actividad de los peces. Los salvelinos y los cristivomers son los únicos peces a menudo presentes en los lagos de alta montaña (a más de 2300 m)

Fario

Cristivomer